preparando bolsa de gimnasio

¿Qué llevar al gimnasio el primer día?

Iniciar una rutina de ejercicio en el gimnasio es un paso emocionante hacia un estilo de vida más saludable y activo.

Sin embargo, el primer día puede estar lleno de incertidumbres, especialmente si no estás seguro de qué llevar contigo.

Prepararte adecuadamente para tu primera visita no solo te ayudará a sentirte más cómodo y seguro, sino que también puede impactar positivamente en tu rendimiento y experiencia general.

Este artículo se dedica a desglosar los elementos esenciales que deberías considerar llevar al gimnasio en tu primer día, desde la ropa adecuada hasta los pequeños accesorios que pueden hacer una gran diferencia.

Ya sea que estés preocupado por olvidar algo importante o simplemente quieras estar lo mejor preparado posible, esta guía está aquí para ayudarte a saber que llevar al gimnasio el primer día.

¿Qué llevar al gimnasio el primer día?

Si crees que tienes que hacer la maleta para una escapada de fin de semana para poder llegar a tu entrenamiento de 30 minutos, ¡te estás equivocando!  Menos es más cuando haces la maleta para ir al gimnasio.

Echa un vistazo a estos consejos sobre qué llevar al gimnasio para que puedas entrar y salir sin estrés.

Ropa de entrenamiento

Si puedes, cámbiate en casa o en el trabajo antes de salir por la puerta, para no tener que meter en la maleta la ropa de entrenamiento y olvidarte de alguna prenda imprescindible (hola, calcetines).

Además, podrás empezar a entrenar directamente cuando llegues.

  • Zapatillas: en cuanto a las zapatillas, asegúrate de que son cómodas y se adaptan a tus necesidades. Hay muchos estilos y colores entre los que elegir, así que pruébate unos cuantos pares antes de comprarlos. Recuerda: ¡la comodidad es la clave!
  • Tops y pantalones: ponte lo que te haga sonreír, como la camiseta de tu grupo favorito: te hará sentir genial durante el entrenamiento.  Piensa en tejidos ligeros y transpirables.  Puede que quieras una sudadera con capucha para el comienzo de tu entrenamiento mientras calientas.
  • Ropa interior: la ropa interior, los sujetadores deportivos y los calcetines son la columna vertebral de un buen conjunto de entrenamiento.
  • Diademas, elásticos, gorros: lo que te guste para el pelo, al pelo del gimnasio le da igual.

Botella de agua

Mantente hidratado. Lleva una botella de agua y mantenla contigo mientras te mueves por el club durante el entrenamiento.  Encontrarás portabebidas en la mayoría de las máquinas de cardio.

Mantenerse hidratado es importante, y debes dar prioridad a beber suficiente agua. Evita los refrescos y otras bebidas azucaradas.

Elige una botella de agua que sea fácil de limpiar, hecha de materiales resistentes y que quepa fácilmente en tu bolsa. Además, asegúrate de que tu botella sea reutilizable y respetuosa con el medio ambiente.

Buena música

Si eres como la mayoría de la gente, la música puede ayudarte a vencer la ansiedad inicial del entrenamiento.

Aunque en la mayoría de los clubes suele haber música de fondo, no es necesario sintonizarla. Si quieres que la experiencia sea completamente agradable, lleva tus propios auriculares. Sin embargo, ten cuidado de que estén ajustados para los entrenamientos.

Si estás saltando, corriendo o levantando pesas, tiene que permanecer en su sitio. Afortunadamente, hoy en día tienes muchas opciones diferentes, desde auriculares de botón hasta los clásicos cascos.

Crea una lista de reproducción o elige música que se adapte a tu estado de ánimo actual, para que tu entrenamiento sea como tu propia fiesta de baile o concierto de rock. Varias plataformas de streaming ofrecen magníficas listas de reproducción de entrenamiento, así que tienes muchas opciones entre las que elegir.

Esenciales para la ducha

Si te gusta ducharte después de entrenar, guarda minibotellas de tus productos esenciales favoritos en una bolsa de plástico transparente para que puedas guardarlos fácilmente y encontrarlos rápidamente, sin tener que lidiar con derrames pegajosos en tu bolsa del gimnasio.

Consejo: Haz que tu rutina de ducha en el gimnasio sea muy sencilla y deja las mascarillas acondicionadoras para casa.

  • Toalla
  • Champú/acondicionador
  • Peine/cepillo (Consejo: hay secadores de pelo en todos los vestuarios de Planet Fitness)
  • Gorro de ducha para enjuagarte sobre la marcha
  • Calzado de ducha, como chanclas

Bolsa de gimnasio

¿El estilo de tu bolsa de deporte es deportivo y elegante, o deslumbrante y llamativo? Sea cual sea tu estilo, asegúrate de que tu bolsa sea útil:

  • Debe ser lo bastante grande como para que quepa todo lo que lleves, de modo que no tengas que cargar con bolsas adicionales, pero no tan grande como para que tus cosas queden flotando por ahí.
  • Busca bolsillos de malla interiores y/o exteriores adicionales para guardar objetos pequeños como auriculares, llaves o un candado.

No hace falta decir que tu bolsa de entrenamiento es probablemente la parte más importante de tus accesorios de fitness.

Cuando elijas tu bolsa, debes asegurarte de que no sea demasiado pesada. Debe ser flexible y tener capacidad suficiente para incluir todos los demás objetos que incluyas.

Ten en cuenta que debes tener una bolsa aparte con tus objetos personales, como joyas, maquillaje, tu cartera, documentos, etc.

Tu bolsa del gimnasio debe incluir sólo tu ropa de gimnasia y otros artículos esenciales para tu entrenamiento.

Ropa de recambio

Lleva suficiente ropa de recambio por si necesitas cambiarte entre un ejercicio y otro. Después de ducharte y cambiarte, te sentirás fresco y relajado.

Cuando establezcas esto como una rutina, esperarás con impaciencia tu próxima visita al gimnasio.

Aperitivo post-entrenamiento

Los entrenamientos intensos queman mucha energía, y no quieres sentirte enfermo y hambriento, y demasiado agotado para completar tu régimen diario.

Elige cuidadosamente tu tentempié para reponer esa energía y continuar con tu día. Aunque prefieras una barrita de chocolate o de granola, puedes elegir una variedad de alternativas saludables, como:

  • Yogur griego con fruta fresca
  • Mantequilla de cacahuete con manzanas
  • Hummus con pita y pimientos morrones
  • Requesón y avena
  • Huevos y tostadas de pan integral

Haz que este tentempié forme parte de tu ingesta calórica diaria, y no te saltes otras comidas. En caso de duda, consulta a tu entrenador personal, médico o nutricionista.

¿Primera vez en un gimnasio? Esto es lo que puedes esperar

¿Así que has decidido ir a un gimnasio por primera vez y te preguntas qué esperar exactamente? En primer lugar, ¡bienvenido! No importa si tu viaje de fitness acaba de empezar o si quieres cambiar tu entrenamiento en casa por un entrenamiento en el gimnasio.

Tu primer día en el gimnasio puede ser emocionante y más que un poco intimidante. Pero no te preocupes.

Todo el mundo empieza en algún sitio, y la mayoría de la gente está mucho más centrada en sus propios entrenamientos. Para ayudarte a empezar, ¡la preparación es la clave! Te diremos qué puedes esperar como novato en un gimnasio y cómo hacer que tu primer día en el gimnasio sea un éxito.

Prepara tu bolsa de deporte

Lo primero es lo primero: Prepara tu bolsa de deporte la noche anterior a tu primer día en el gimnasio para que no se te olvide nada.

Para tu primer día en el gimnasio, necesitarás ropa cómoda, transpirable y con la que te sientas bien. Acuérdate también de llevar una botella de agua, una toalla y una mascarilla.

Si piensas ducharte mientras estás allí, recuerda llevar una toalla grande, gel de ducha, tus productos imprescindibles para el cabello y la piel, chanclas y una muda nueva. Para motivarte más, ¿qué tal si preparas una lista de reproducción para tu entrenamiento y metes unos auriculares en la mochila?

Ten un plan

Pasar tu precioso tiempo deambulando sin rumbo de una máquina a otra sin saber lo que realmente quieres utilizar nunca es muy divertido. Antes de empezar tu primer entrenamiento, conoce tus objetivos de entrenamiento.

Pregúntate qué quieres conseguir con tu entrenamiento a largo plazo.

Considera la posibilidad de concertar una cita con un entrenador para que te explique el equipo de entrenamiento, te muestre algunas técnicas adecuadas y cree tu primer plan de entrenamiento.

Esto te ayudará a sentirte más seguro en el gimnasio, evitar lesiones y alcanzar tus objetivos.

Haz un recorrido en tu primer día en el gimnasio

Un gimnasio desconocido puede parecer un laberinto. ¿Dónde estaba la prensa de piernas? ¿Hay algún espacio funcional donde puedas hacer tus ejercicios de movilidad?

Echa un vistazo alrededor un poco antes de empezar tu entrenamiento en tu primer día en el gimnasio. No tengas reparo en pedir al personal que te haga una visita guiada. Y no te estreses. Después de unas cuantas visitas sabrás exactamente dónde encontrar cada cosa.

No tengas miedo de pedir ayuda

¿No sabes cómo funciona un aparato de gimnasia? ¿O quieres ajustar un aparato a tu tamaño corporal, pero el aparato no da más de sí? Al igual que con tu plan de entrenamiento, pide ayuda a un entrenador.

No te sirve de mucho sentarte ante un aparato sin saber cómo funciona realmente o qué músculo se está trabajando. También es importante tener la actitud adecuada para rendir al máximo y evitar lesiones.

Observa la etiqueta del gimnasio

No estás solo en tu primer día en el gimnasio ni en ningún otro día. Es importante que prestes atención a lo que te rodea y trates con respeto a tus compañeros de gimnasio.

Guarda las pesas

¿Levantas tanto que no puedes recoger las pesas para guardarlas? Eso está prohibido. No causes una mala impresión en tu primer día en el gimnasio.

Algunos socios lo hacen de todos modos. Sé un buen modelo a seguir: Guarda siempre las pesas. Además, incluso guardar las pesas es un poco de práctica extra para ganar músculo.

Compartir es cuidar

Dependiendo de la hora del día, un gimnasio puede estar bastante lleno. Si durante tu primer día en el gimnasio utilizas un aparato que parece ser muy popular, puedes ofrecerte a turnarte entre las series.

No te excedas

El lema no es «Sin dolor no hay ganancia». En tu primer día en el gimnasio, ve más despacio, usa menos peso que tu máximo y céntrate en tu técnica.

Lo mejor que puedes hacer es dar tiempo a tu cuerpo para que se acostumbre a cada nueva carga, a menos que quieras estar muy dolorido durante los próximos días y tener que posponer tu próxima visita.

Concéntrate en ti mismo

Si echas un vistazo al gimnasio, puede que te fijes en otros usuarios que están en plena forma o que levantan grandes pesos. No te desanimes. Recuerda que cada viaje de fitness es individual, así que no te compares con los demás.

Ellos también tuvieron que empezar en algún sitio. Tómate tu tiempo, concéntrate en ti mismo y en tu propio progreso, y disfruta de tu entrenamiento. La única persona con la que puedes y debes compararte es contigo mismo.

Toma nota de tus progresos y observa cómo evolucionas desde tu primer día en el gimnasio hasta algunos hitos más adelante.