deportistas

Cualidades de un buen deportista

En el mundo del deporte, la excelencia va más allá de la mera habilidad física. Los mejores atletas no solo destacan por su destreza en la cancha, el campo o la pista, sino también por una serie de cualidades que los distinguen dentro y fuera del juego.

Desde la determinación hasta el trabajo en equipo, estas cualidades son fundamentales para alcanzar el éxito y dejar una marca perdurable en la historia del deporte.

Aquí analizamos algunas de las cualidades más importantes que definen a un buen deportista.

Cualidades de un buen deportista

Todos los atletas sueñan con convertirse en campeones, pero no todos lo consiguen. Para ser un campeón, un atleta necesita tener reflejos rápidos y una fuerza física superior, además de otras cualidades fuertes.

Considerando estas características externas como rasgos atléticos primarios, la mayoría de los entrenadores y profesores invierten toda una vida de esfuerzo en mejorar los atributos físicos.

Estos atributos físicos incluyen la fuerza, la agilidad, la resistencia y la movilidad. Sin embargo, grandes deportistas como Mohammad Ali, Michael Jordan y Bill Russel lo identifican como un enfoque equivocado.

Porque mientras que la habilidad física sólo te lleva hasta cierto punto para aprender a luchar por una victoria, la habilidad mental enseña cómo asumir la derrota, aprender de lo negativo y volver más fuerte.

La mentalidad y algunos rasgos especiales de la personalidad son la diferencia entre lo bueno y lo genial.

Tomemos como ejemplo al dos veces MVP Steph Curry. No es el más alto, ni el más rápido, ni se acerca a los demás en cuanto a físico. Pero tiene algunos rasgos que le distinguen y le convierten en uno de los mejores.

También se puede tomar el ejemplo del futbolista portugués Cristiano Ronaldo. Es fácilmente el mejor futbolista del mundo.

Cuando llegó no era gran cosa. Era bueno, pero otros jugadores tenían más talento. Trabajó duro cada día, se esforzó más, nunca se rindió y se convirtió en el Fenómeno que es hoy.

Los grandes tienen esto incrustado en su sistema.

Tienen algunas cualidades que les ayudan a ser mejores que el resto y cada entrenador y profesor debería trabajar para inculcar estas cualidades en cada estudiante a una edad temprana. Algunas de ellas son:

Habilidad

En primer lugar, para que un jugador o atleta sea considerado el mejor de todos los tiempos en su deporte, debe tener un gran nivel de habilidad.

Sin embargo, no tienen que tener el mayor nivel de habilidad o incluso ser el más completo en ese deporte. Esto puede parecerte extraño, pero permíteme que te lo explique.

Ser capaz de dominar en tu deporte consiste en ser capaz de utilizar aquello en lo que eres bueno para superar el conjunto de habilidades de un oponente.

En general, puede que tengan más habilidades que tú y que sean más rápidos que tú. Pero si tienes una sola habilidad fundamental del deporte en la que eres mejor que ellos, puedes ganarles siempre.

Por ejemplo, el golf. Se trata sobre todo de golpear la pelota. Por supuesto, hay muchas maneras de golpear la pelota y con muchos palos diferentes.

Tenemos el driver, que se encarga del golpe muy largo, los hierros largos, que permiten al golfista adaptarse mejor a su juego largo, los hierros más cortos, que dan al jugador la oportunidad de realizar un buen golpe de aproximación, y el putt, que proporciona la delicadeza final.

Aunque Tiger Woods es un golfista de élite, probablemente no tenga un driver tan largo como Bryson DeChambeau.

Ni tan buen putter como Jamie Donaldson. Pero seguro que tampoco querrías apostar todo tu dinero a que Tiger acaba por detrás de ellos dos en todos los torneos de una temporada.

Hay muchos golfistas que destacan en dos o más habilidades del juego, pero pocos dominan cada una de ellas todo el tiempo.

Sin embargo, el mejor golfista que se siente más cómodo golpeando la bola de todas las formas suele llegar a la cima. El hilo conductor fundamental de todas estas habilidades de golpeo es la capacidad de golpear la pelota limpiamente.

En los deportes de equipo, existen muchas modalidades de fútbol en todo el mundo, pero una habilidad constante en la mayoría de esos deportes es la capacidad de golpear el balón mejor que los demás.

Al igual que en el golf, si un jugador golpea el balón mejor que los demás, tiene más posibilidades de rematar, pasar o marcar más tantos que sus oponentes.

Muchos grandes jugadores pueden dominar tanto una habilidad que los equipos y los rivales crean tácticas para impedir que jueguen así.

Pero la pura habilidad de un gran jugador eclipsará todo lo que se haya puesto en marcha para impedirle jugar.

Tal puede ser su habilidad extrema que puede cambiar la forma de jugar a este deporte durante años, incluso después de haber competido en él.

Optimismo

Un sentido intrínseco del optimismo va de la mano de la confianza en uno mismo, y es otro rasgo distintivo de la personalidad de los deportistas de alto rendimiento.

Para ser la mejor, una atleta debe creer que puede vencer a las mejores (y a todo lo que se interponga en su camino). Una atleta que duda de sí misma nunca cruzará la línea de meta en cabeza.

Liderazgo

Para ser considerado el mejor de todos los tiempos en un deporte hay que demostrar liderazgo. Sin embargo, tampoco es necesario ser el mejor líder de ese deporte.

El liderazgo comprende muchos atributos diferentes. Incluso los mejores líderes fuera del deporte no suelen poseer todos estos atributos.

Pero, para liderar en el deporte y ser considerado un gran jugador, tienes que mostrar alguna forma de liderazgo en alguna etapa de tu carrera deportiva.

En el tenis, Pete Sampras demostró su liderazgo cuando a los 19 años se convirtió en el campeón más joven de la historia del US Open.

Al intentar ganar todo el tiempo, Sampras intentaba entrar en los libros de récords por tener el mayor número de victorias.

Aunque ser un gran jugador en un deporte de equipo es importante, tener la capacidad de liderar a los demás en el equipo para que puedas obtener lo mejor de su capacidad individual y colectiva es un gran atributo a tener.

Esto significa que lo más probable es que formes parte del equipo ganador la mayoría de las veces.

Perfeccionismo

En el deporte, como en cualquier otra cosa, el perfeccionismo puede ser un rasgo psicológico tanto positivo como negativo.

La verdadera perfección es inalcanzable, por lo que muchos deportistas se sienten abrumados por la idea de que no lo son en absoluto.

Sin embargo, para los atletas de alto rendimiento, se trata más de la búsqueda de la perfección que de alcanzarla.

Se trata del viaje, no del destino. Cuando se aprovecha adecuadamente, la búsqueda de la perfección conduce a una mentalidad de entrenamiento y, en última instancia, a una constancia imperturbable.

Constancia

Para ser considerado el mejor de todos los tiempos, un deportista debe ser constante.

La mayoría de los deportes se miden a lo largo de una temporada. Utilizan un sistema de medición cuantificable de tablas de clasificación desglosadas por una serie de posiciones en la liga.

De este modo, se pueden deducir fácilmente otras estadísticas a partir de las actuaciones individuales de los atletas y los equipos.

En el fútbol americano, un sistema de liga complejo pero bastante bien diseñado es la Super Bowl.

Por ejemplo, como la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) tiene 32 clubes, es necesario dividirlos equitativamente para que todos los equipos tengan las mismas posibilidades de ganar.

Se separan colocando a los equipos en una de dos conferencias en las que hay cuatro divisiones de liga dentro de cada conferencia.

El ganador de la Super Bowl se considera el más grande de ese año porque ha salido vencedor entre los equipos de las distintas divisiones.

Los grandes jugadores suelen proceder de grandes equipos, y por eso los New England Patriots, los Pittsburgh Steelers, los Dallas Cowboys y los San Francisco 49ers cuentan con muchos de los mejores jugadores de todos los tiempos, ya que son los equipos que más Super Bowls han ganado.

Muchos consideran a Eddy Merckx uno de los mejores ciclistas de todos los tiempos, si no el mejor.

El belga ganó 11 Grandes Vueltas en las décadas de 1960 y 1970. Su habilidad para ganar vueltas ciclistas fue constante a lo largo de las dos décadas.

Longevidad

Para ser el más grande de todos los tiempos, un jugador debe demostrar una regularidad constante. Al hacerlo, se exige que jueguen o rindan durante un periodo más largo que otros en su deporte.

Tom Brady empezó a jugar en la NFL en 2000. Pasó más de veinte años con los New England Patriots.

Allí ganó tres premios MVP de la liga y seis Super Bowls. Brady ha sido el único quarterback que ha jugado tanto tiempo para el mismo equipo en la NFL.

En golf, Tiger Woods pasó un récord de 683 semanas de su carrera siendo el golfista número uno.

Uno de los trucos para convertirse en un gran jugador de un deporte es mantener un alto nivel de rendimiento no sólo de forma constante, sino durante un periodo sostenido.

Este periodo de tiempo debe ser más largo que el de la mayoría de jugadores que hayan practicado ese deporte antes.

Superar la adversidad

Muchos de los jugadores que están considerados entre los más grandes de sus deportes han superado algún tipo de contratiempo en sus carreras o en sus vidas.

Por ejemplo, el gran Lionel Messi, del Barcelona y de Argentina, cuando era niño se le consideraba demasiado pequeño para jugar al fútbol profesional.

Tuvo que someterse a un tratamiento para convertirse en un jugador más fuerte antes de que finalmente le dieran un contrato profesional.

Quizás el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos y el mejor nadador de todos fueron los dos Michaels, Jordan y Phelps respectivamente. Sin embargo, tanto Jordan como Phelps padecían trastorno por déficit de atención (TDA).

Sin embargo, superaron esta adversidad. Así que utilizando otros atributos junto con su habilidad los grandes jugadores del deporte llegan ahí porque trabajan para marcarse de esa manera.

Afortunadamente, lo hacen para que todos podamos debatir sobre quién es realmente el mejor de todos.

Resiliencia y capacidad de aprender de los contratiempos

La derrota es inevitable. Incluso los mejores atletas del mundo se han enfrentado a la derrota en los mayores escenarios del mundo. La resistencia es lo que diferencia a los buenos atletas de los grandes.

Estos últimos tienen el rasgo de personalidad distintivo de seguir adelante, independientemente de los contratiempos a los que se enfrenten.

Conclusión

En conclusión, las cualidades de un buen deportista van más allá de las habilidades físicas y técnicas.

La determinación, la disciplina, la mentalidad positiva, el trabajo en equipo y la ética son fundamentales para alcanzar el éxito en el deporte y en la vida.

Estas cualidades no solo moldean su desempeño en la cancha, sino que también los convierten en modelos a seguir, inspirando a otros a alcanzar sus propias metas con pasión, dedicación y honestidad.